Preguntas frecuentes

El término anestesia significa ausencia de sensibilidad y de sensación. Dentro de las condiciones de máxima seguridad que le ofrece la tecnología y la ciencia médica actuales, Ud. Podrá ser operado sin percibir ningún tipo de dolor, permanezca o no despierto durante la anestesia, independientemente del tiempo que dure la intervención.

La selección final del agente anestésico se basa fundamentalmente en el tipo de operación que le será efectuada, en su historia clínica previa, y en los datos que obtendrá el Anestesiólogo durante la consulta preanestésica y otras circunstancias, entre las cuales pueden incluirse sus preferencias. Existen tres tipos principales en métodos anestésicos:

  • Anestesia general
  • Anestesia regional
  • Anestesia local

La anestesia general, duerme todo el cuerpo. Ud. perderá la noción y el recuerdo de las cosas que lo rodean o que sucedan durante el acto operatorio. Este efecto se logra con agentes anestésicos que producen rápidamente sueño y lo hace en una forma suave y placentera.

Frecuentemente, con el fin de que los pulmones reciban suficiente oxígeno, el anestesiólogo colocará un tubo a través de su boca hasta alcanzar la parte superior de su tráquea. Este procedimiento lo realiza el anestesiólogo cuando Ud. Está dormido y por lo tanto no tendrá ninguna sensación ni recuerdo de su colocación. De la misma manera el tubo le será retirado antes de que esté despierto, salvo la posibilidad de que quede con tubo, cosa que le será informada. Las pequeñas molestias que la colocación del tubo puedan ocasionarle después de la operación (un poco de ardor en la garganta) son insignificantes en comparación con los beneficios que su colocación aporta a la seguridad de su oxigenación y ventilación durante la operación.

La anestesia regional consiste en producir la insensibilidad de una región del cuerpo y no la de su totalidad. De esta manera Ud. puede permanecer despierto si así lo desea, o si el Anestesiólogo considera que es lo más apropiado y seguro para su caso. Pero de cualquier manera, no sentirá ningún dolor proveniente de la zona operatoria. Aunque no esté totalmente dormido el médico Anestesiólogo vigilará sus condiciones clínicas tan fielmente como durante una anestesia general.

La anestesia local consiste en inyectar anestésicos en el sitio de la operación. Ud. seguramente habrá recibido este tipo de anestesia para un tratamiento odontológico. Generalmente estos medicamentos son empleados por los cirujanos y Ud. permanecerá despierto y alerta durante el acto quirúrgico, si el cirujano considera que su seguridad o tranquilidad lo requiere, podrá contar con la asistencia del médico Anestesiólogo quien estará a su lado para vigilar su estado físico exactamente igual que lo hace durante una anestesia regional o una general. Al igual que durante una anestesia general puede recibir sedantes por vía intravenosa para tranquilizarlo durante la operación.

También el anestesiólogo puede considerar conveniente hacerle inhalar un poco de oxígeno con una máscara o con un pequeño tubito plástico que se le colocará cerca de la nariz.

La anestesiología es una especialidad a la que se llega únicamente mediante los más altos estándares de capacitación. Para ser Anestesiólogo, un médico debe atravesar un proceso formativo que se inicia en la selección en el exámen de residencia, el intenso proceso formativo de la Residencia Médica y la incorporación de profundos fundamentos teóricos y metodológicos en la Carrera Universitaria de Especialista. Esto significa que el médico que pretende ejercer la especialidad, atraviesa por un proceso intensivo de dedicación exclusiva que se extiende por 5 años luego de egresar de la carrera de Medicina. De esta manera, para recibir el título habilitante de Anestesiólogo, es necesario estudiar once años.

  • Cuidado global de pacientes quirúrgico antes, durante y después de una intervención
  • Protección de las funciones y órganos vitales como el cerebro, el pulmón, el corazón, el hígado y el riñón bajo el estrés de la anestesia, la cirugía y otros procedimientos médicos
  • Prevención y tratamiento del dolor agudo, sobre todo del dolor agudo postoperatorio. Diagnóstico y tratamiento del Dolor Crónico
  • Conducir la Reanimación Cardiopulmonar en quirófano y la resucitación o adecuación perioperatoria de pacientes con cuadros graves

Sí, existen patologías cuya única solución es la cirugía y no pueden esperar a que termine el embarazo. En el caso de llevarse adelante una intervención, el Anestesiólogo decidirá qué tipo de técnica anestésica utilizará y qué drogas omitirá, siempre pensando en la salud de la paciente y de su bebé.

Anestesia en el parto:

Si Ud. lo desea y su obstetra así lo indica el médico anestesiólogo puede aliviarle el dolor durante su trabajo de parto empleando a tal fin un tipo de anestesia regional (anestesia peridural con catéter) administrándole pequeñas dosis anestésicas locales para aliviar el dolor que el trabajo de parto pueda generar. Es preferible que discuta esta posibilidad con su obstetra en el último trimestre de su embarazo a fin de que conjuntamente con el servicio de anestesiología se planifique con antelación la aplicación del procedimiento antes mencionado.

Encontranos en:

En Ituzaingó 1055, San Luis, Capital.